EDUCACION

Fundación Ángeles que Irradian Luz

Los niños que tienen la condición de Capacidad Intelectual Limite, son aquellos, que después de haber sido diagnosticados por un profesional capacitado para tal fin, necesitan de recursos externos que apoyen el desarrollo de su aprendizaje. La Fundación Ángeles que Irradian Luz (AILUZ) se creó para tales fines: para proveer ayuda a las familias de escasos recursos que tienen niños con esta condición. La capacidad intelectual límite es un término que se usa para definir la discapacidad cognitiva en el aprendizaje. Las limitaciones se manifiestan en el desarrollo en el uso de habilidades como la comunicación, cuidado personal, destrezas sociales, tiempo en el que se realizan las tareas.  La capacidad límite es la causa de que el niño sufra una alteración entre su edad cronológica y su edad mental, por lo que el aprendizaje es más lento de lo normal.

La identificación de esta condición se realiza mayormente a través de la escuela y de los padres/tutores. Las maestras y la familia observan en el estudiante problemas relacionados al aprendizaje. Se evidencian falta de atención/concentración, conducta impulsiva que causa problemas relacionándose con los demás compañeros, problemas con el lenguaje que afecta la comunicación, dificultades viso-motoras que afectan el proceso del desarrollo de la lectoescritura, falta de un razonamiento adecuado por dificultades con la comprensión, limitación en el vocabulario y lentitud en responder adecuadamente a las demandas académicas.  Generalmente, los docentes y los mismos padres observan una tardanza en el desarrollo de las habilidades y competencias que deberían de tener para su edad, en comparación con el promedio de  otros niños de su edad.  Las estadísticas actuales revelan que afecta a entre un 3% y 5% de la población, es decir, que este porcentaje de personas tienen un cociente intelectual entre 71 y 85, justo por debajo de lo que se considera normal. El sistema de educación está cambiando la forma en que vivimos como sociedad. Todos estamos obligados moralmente a atender las necesidades de los demás, quitando prejuicios, barreras, etiquetas que nos separan a unos de los demás. Los niños con CIL necesitan ser reconocidos por sus fortalezas, necesitan de oportunidades para desarrollarlas; ya sea en destrezas manuales, operación de máquinas, capacitación de servicios, o cualquier área que sea de su interés.

Las causas que originan esta condición son variadas, según los especialistas se debe a condiciones genéticas, problemas durante el embarazo, problemas al nacer, problemas de salud. Algunas enfermedades tales como epilepsia, varicela, o meningitis pueden causar inteligencia límite. La inteligencia límite puede también ser causada por malnutrición extrema (por no alimentarse adecuadamente), o por no recibir suficiente cuidado médico, o porque él bebe fue expuesto a productos venenosos tales como plomo o mercurio. La mayoría de los niños con inteligencia límite pueden aprender a hacer muchas cosas. Sólo necesitan más tiempo y esfuerzo que los otros niños.

Por estas razones se hace necesario entender esta condición para poder promover y remediar las dificultades que se presentan. Desde su nacimiento, estos niños presentan  muchos síntomas:

1. Sentarse, gatear, o caminar más tarde que los otros niños.
2. Aprender a hablar más tarde, o tener dificultades al hablar.
3. Tener dificultades en recordar cosas.
4. No comprender ordenes fáciles.
5. Tener dificultades en comprender las reglas sociales.
6. Tener dificultades en ver las consecuencias de sus acciones.
7. Tener dificultades al resolver problemas fáciles para su edad.
8. Tener dificultades al pensar lógicamente.

Como el 87 por ciento de las personas con inteligencia límite sólo son un poco más lentas que el promedio de los otros niños al aprender información y destrezas nuevas, es posible que sus limitaciones no sean aparentes durante la primera infancia. También es posible que no sean diagnosticadas como personas con inteligencia límite hasta que comiencen a ir a la escuela. La

Fundación Ángeles que Irradian Luz auspicia dos escuelas rurales en un esfuerzo de intervención temprana para fortalecer la integración e inclusividad educativa de niños que han sido reconocidos con esta condición. Se trabaja junto con las maestras y la familia del niño para desarrollar un Plan Individualizado de Seguimiento. La finalidad de la Fundación es crear oportunidades sociales para que estos niños ya como adultos con inteligencia límite  puedan vivir independientemente, y una vez educados, capacitados, puedan ser considerados como personas iguales, con los mismos sueños y derechos que los demás.

Para pensar o razonar necesitamos que el ambiente que nos rodea nos proporcione oportunidades para aprender; brindándonos información que nos lleve  a sentirnos útil, que pertenecemos y que somos amados simplemente porque existimos. Esta gran emoción de ser personas dentro de una familia, comunidad, país y en el mundo entero, nos hace participes en la sociedad. Los niños con CIL no son la diferencia. Ellos tienen fortalezas que si son detectadas a tiempo, pueden desarrollarse de tal forma que sean de adultos, entes independientes que puedan contribuir activamente a la sociedad.

Martha Elida Rodriguez – Pérez, LCSW

Psicóloga Clínica